Reseña de “Expediente Warren: El caso Enfield”

Una vez más, James Wan lo ha hecho. Parece increíble, pero desde la primera parte de Insidious (la cual, hemos de reconocer, no nos gustó demasiado la primera vez que la vimos con el cameo de Darth Maul) no ha dejado de superarse película tras película. Si es que nos ha gustado hasta Fast & Furious 7!! Y es que fue con Insidious cuando lo conocimos realmente, a pesar de destacar previamente por haber dirigido películas como Saw o Dead Silence. No os extrañéis si algún día hacemos un especial sobre James Wan, sin duda lo merece.

Pero vamos a lo que nos interesa hoy, que es la segunda parte de la genial Expediente Warren, y, al igual que esta, está basada en uno de los casos más famosos del matrimonio Warren real. Habíamos pensado hacer un especial (otro más, a ver si algún día hacemos uno de verdad) donde reseñemos las películas que tenemos, hasta la fecha, relacionadas con el universo Warren (Expediente Warren 1 y 2 y Anabelle), pero, puesto que esta película aún está en cartelera y la hemos visto recientemente, decidimos escribir nuestra opinión por si aún dudas si merece la pena pagar la entrada (la respuesta es SÍ, LA MERECE). Puedes ver el tráiler pinchando aquí.

En esta ocasión, Ed y Lorraine Warren se van hasta Enfield (Londres) para ayudar a una familia formada por una madre y sus cuatro hijos, que ve como el fantasma de un anciano empieza a aterrorizarles después de que las dos hermanas jugaran con una ouija de juguete. El poltergeist parece centrarse en Janet, la hermana pequeña, llegando incluso a ser poseída mientras duerme. Intentan pedir ayuda a sus vecinos e incluso a la policía, pero nada de lo que hacen parece tener resultado. Es ahí cuando aparecen los Warren, que son enviados por la Iglesia para investigar los sucesos e intentar discernir si se trata de un verdadero caso de posesión o es un fraude más.

Expediente Warren 2-4

La ambientación es espectacular. La vieja casa que se cae a pedazos, la tienda de campaña en el pasillo, los juguetes, la zona de lavandería… todo está impregnado de un terror fascinante que te mantiene toda la película en vilo. Los sustos también están muy bien logrados, sorprendiéndote en más de una ocasión aunque intentes evitarlo. A pesar de ser un género muy trillado (todos sabemos ya lo que va a pasar, más o menos, al final), James Wan es capaz de reinventarlo y entretener sólo utilizando los planos clave, la caracterización correcta, la iluminación justa… Además, adapta imágenes reales del caso original, intenta utilizar el mismo vestuario, etc. En los créditos se pueden ver algunas de las fotos de la niña y podrás comprobar cómo hay planos calcados en la peli.

Expediente Warren 2-3Mantiene la estructura de su predecesora: se nos presenta un caso anterior en el que trabajan los Warren (el de Amityville, llevado al cine en un montón de ocasiones). Luego llega el caso principal: llaman al matrimonio para que les ayuden, investigan acerca de la casa y el fantasma, resuelven el caso. Particularmente me parece todo un acierto este tipo de planteamiento (también visto en Insidious o Sinister) ya que no es el miedo por el miedo, sino que hay una historia detrás que vamos a descubrir junto con los protagonistas y que ayudará a encontrar una solución. Otro punto a su favor es que los personajes no suelen hacer cosas incoherentes, que es algo muy común en las películas de terror: si hay un ruido en la noche, los niños rápidamente despiertan a su madre asustados; si los muebles se mueven solos, salen todos corriendo y se van de la casa, etc.

Te gustará si te gustan las películas de posesiones, especialmente si disfrutaste con la primera parte de Expediente Warren o con Sinister. La única posibilidad de que no te guste es que odies profundamente pasar miedo y/o te aburra el tema demonios. En resumen, es una de las mejores películas en lo que va de año. Tienes que verla.

Expediente Warren 2

Sigue leyendo en la sección de spoilers Sigue leyendo “Reseña de “Expediente Warren: El caso Enfield””

Reseña de la película “La invitación”

Hoy traemos la película “La invitación”, dirigida por Karyn Kusama y ganadora del premio a la mejor película del festival de Sitges 2015. Quizá reconozcas a este director de películas como Aeon Flux (ciencia ficción protagonizada por Charlize Theron) o Jennifer’s body (bodrio protagonizado por Megan Fox). Bueno, pues esta peli no se les parece en nada. Puedes ver el tráiler pinchando aquí.

Will y Eden son una pareja feliz que, después de un trágico suceso, se separan y pierden el contacto. Dos años después Eden, que se ha vuelto a casar, invita a Will y su nueva novia, junto con todos sus amigos comunes, a una cena en casa, con el fin de celebrar su vuelta a la ciudad con aquellas personas importantes en su vida. Desde el mismo momento en que Will entra en la casa, comienza a sospechar que algo extraño ocurre con Eden, su nuevo marido y su invitación en esa noche especial.

La invitación 1

Lo primero que queremos destacar es que es una película inquietante, muy inquietante. Quizá se haga algo lenta al principio (y por el medio también), pero siempre manteniendo esa sensación malrollera, de que algo raro está pasando y nadie, excepto el protagonista, parece darse cuenta. El final está muy bien logrado también, y consigue generar un desasosiego considerable.

Se trata de una película de bajo presupuesto: casi toda la acción tiene lugar en el interior de la casa, en una sola noche. Esto nos recuerda a otra buena película (cuya reseña esperamos subir algún día) como es Coherence, en la que todo ocurría una noche, durante una cena de reencuentro de viejos amigos. Lo que la hace especial es que el argumento está bien tratado, manteniendo el misterio hasta casi el final, haciéndote cambiar de idea sobre lo que realmente está pasando en varias ocasiones. Además, cuenta con varios personajes peculiares: la extraña Sadie, amiga de la pareja anfitriona, da grima desde la primera escena en la que sale; el nuevo marido de Eden, David (interpretado por el actor Michiel Huisman, que hace de Daario Naharis en la serie Juego de Tronos), inspira cero confianza con prácticamente cada cosa que hace; Gina, una de las chicas del grupo, no se extraña ni una sola vez de las cosas raras que van pasando.

La invitación 2

En resumen, exceptuando alguna reacción un tanto extraña o poco común de los personajes (la forma de responder ante un determinado suceso, en ocasiones no parece lo que uno realmente haría en esa situación) se trata de una película original y bastante recomendable. Te gustará si te gustaron películas como la citada Coherence o la preciosa Babadook, que avanzan a paso lento (quizá demasiado) pero seguro, siendo el resultado final una película elaborada, bien desarrollada y que deja un regusto de satisfacción al recordarla.

NO te gustará si lo que buscas es acción o una película en la que no paren de suceder cosas.

La invitación