El cómic de la semana: The Punisher – Born

El género superheroico nunca ha sido nuestro favorito. Guiones previsibles, gran dualidad bien vs mal, la perfección inmaculada de sus protagonistas… Es verdad que, desde hace unos años (gracias a Wachtmen por abrir la veda), una especie de subgénero dentro de éste ha empezado a cobrar importancia: aparecen los antihéroes, tipos cuyo sentido del bien y el mal no está tan clarificado, tipos que justifican las brutalidades que sean necesarias mientras el fin sea el correcto, al menos para ellos.

Pero centrándonos en los héroes clásicos, hay uno que sí que nos gusta y del que hemos leídos más de una aventura. Batman. Este héroe es muy distinto a los demás, empezando porque no tiene superpoderes. Además, sus historias tienen un tinte policíaco y de investigación, y son oscuras, muy oscuras. También destaca porque es un héroe capaz de infundir un miedo atroz a sus enemigos, los cuales son (al menos para nosotros) los mejores villanos del género, la mayoría también sin superpoderes, pero locos de remate. Aún con todo, Batman sigue teniendo una parte poco creíble o un tanto edulcorada, en la medida en que evita matar a sus enemigos.

The Punisher - Cell

Dicho todo esto, pasemos al cómic (y el héroe) que nos ocupan: The Punisher. Hemos de decir en primer lugar que no habíamos leído nada de él hasta la fecha. De hecho, que compráramos este cómic fue una recomendación directa del dueño de nuestra tienda de cómics favorita. Y no podemos imaginarnos un cómic mejor para introducirnos en el mundo de este personaje. El guionista, Garth Ennis, es uno de nuestros guionistas de cómics favoritos (Preacher, nada más que decir), y ayudó mucho a que aceptáramos estaThe Punisher - USA oportunidad de leer algo de The Punisher. Si nos gustaba Batman, éste es todavía mejor. Comparte varios aspectos con el hombre-murciélago, ya que sus historias son oscuras, crudas y también están protagonizadas por un justiciero sin superpoder alguno. Pero éste Castigador va aún más allá: no se corta un pelo en torturar o matar a quien se lo merezca (siempre desde su punto de vista, aunque éste suele coincidir con el del lector) y todo ello sin el menor remordimiento. Porque ama la guerra.

El presente volumen recopila tres historias, elegidas a la perfección para este primer tomo de la colección. En la primera (Born) se nos presenta el pasado de Frank Castle (The Punisher), antes incluso del detonante final de su transformación (la muerte de su familia a manos de unos mafiosos). A lo largo de cuatro números, acompañaremos al capitán Frank Castle durante su periodo en la guerra de Vietnam, donde conoceremos una personalidad no muy diferente de la que es característica de su álter ego. Para nosotros la más floja de las tres (el género bélico no es nuestro favorito), pero no por ello mala, en absoluto. Está bien contada, bien “cinematografiada” y el dibujo de Robertson, Palmer y Mounts consigue transmitir esa crudeza de la guerra, jugando mucho con las sombras, y con un color muy acertado a la hora de contextualizar una escena (los tonos de las viñetas en plena selva son apropiadamente vivos, las escenas nocturnas iluminadas por una sola bombilla o por la luz de la luna están muy bien hechas, etc.).

The Punisher - Cell 2

La siguiente historia se titula The Cell, y es un one shot en el que asistimos a la venganza por excelencia de The Punisher contra los mafiosos que destrozaron su vida. Para ello, se entrega a las autoridades con el fin de entrar en la prisión donde estos delincuentes están encerrados, y veremos cómo se las apaña para poder estar a solas con ellos y cobrarse su venganza. Aunque no se puede desarrollar mucho la historia (es un solo número, frente a los 4 de Born), también está muy bien narrada y ambientada. Mención especial al dibujo del equipo de LaRosa, Koblish y Treviño, oscuro y más realista que los números anteriores, en los que destacaba el delineado en negro. Aquí lo dejan casi todo al color (principalmente negro) y le viene al dedo a la historia que narra.

The Punisher - TygerPor último tenemos The Tyger, otro one shot sobre el pasado de Frank Castle. En esta ocasión nos contará una historia de su infancia, donde se nos explicará, una vez más, que no solo el asesinato de su familia originó a The Punisher, sino que ya desde niño se venía forjando esta personalidad. Se agradece la profundidad que le da a la historia del Castigador esta inmersión en su pasado. Esta vez, el dibujo es de Severin, Mounts y Bradstreet, donde la mano del primero en el dibujo, se nota, ya que éste es mucho menos definido y, de una extraña forma, da la sensación de contar una historia más “antigua” que las otras.

En conclusión, una obra altamente recomendada, sobre todo si, como nosotros, no has leído nada previo del personaje. Un buen guión (sencillo pero sin fisuras) y buen dibujo. Te enganchará y, otra vez más como nosotros, querrás leer más sobre él (al menos la etapa de Garth Ennis) y continuarás la colección.

The Punisher

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s