Blair Witch y el enésimo found footage

Hace poco vimos Blair Witch, la segunda parte de la aclamadísima (y película de culto) El proyecto de la bruja de Blair, y queremos hacer una reseña de la misma además de comentar un poco este género tan de moda en los últimos años.

Vamos a empezar por esto último: los found footage. Iniciado en el cine con la película Holocausto caníbal (la mayoría de películas de este “género” son de terror, lo que a nosotros nos interesa y en las que nos centraremos), ya tenemos muestra de este género en literatura desde hace mucho más tiempo con la novelas epistolares, escritas a modo de cartas, como el maestro H.P. Lovecraft hizo en muchos de sus relatos (se trata de relatos en los que todo se nos cuenta como cartas escritas por el protagonista a algún amigo o familiar, en las que relata todos los extraños sucesos que van aconteciendo en su vida).

Como decimos, en cine fue Holocausto caníbal (1980) la que inició este género de falso documental, y lo hizo de manera magistral. En ella, un antropólogo encuentra las cintas de unos reporteros que habían ido a grabar un documental a la selva amazónica (en una expedición iniciada al mismo lugar por la falta de noticias de dicho grupo), cuyo objetivo era contactar con una tribu supuestamente caníbal. Lleva las cintas a la sala de mezclas de la cadena para la que trabajaban los reporteros, en la que irán descubriendo qué fue lo que les pasó, además de una serie de barbaridades que ellos mismos cometieron. Las características de esta película son las características que deberían tener todas en el género: vídeos encontrados de personas que han desaparecido, que nos contarán que fue lo que les sucedió y que pasan por ser auténticas, lo que le otorga al filme un mal rollo adicional y la sensación de veracidad de la que carecen otras obras. De hecho, esta película estuvo rodeada de mucha polémica por la publicidad de la misma, en la que aseguraban que era metraje real, y por varias escenas con animales que se sospecha que fueron rodadas de verdad.

found footage 2.jpg

Sigue leyendo “Blair Witch y el enésimo found footage”

Anuncios

“Roman Ritual” y cómo descubrir el cómic español

Regresamos con un nuevo cómic de El Torres, esta vez acompañado al dibujo por Jaime Martínez y Sandra Molina (colorista), y publicado, como siempre, por Dibbuks. Y es que, después de haber disfrutado con Camisa de fuerza, nos hemos apasionado por este autor patrio y estamos dispuestos a hacernos con todas sus obras de terror. Y esto no es decir poco ya que, como seguro que os ha pasado alguna vez, en España tendemos a minusvalorar inconsciente e injustamente cualquier obra hecha por autores españoles frente a los extranjeros. Directores de cine como Jaume Balagueró y Paco Plaza, y guionistas de cómics como El Torres nos han ayudado a ir eliminando estos prejuicios y a darnos cuenta de que aquí también se sabe hacer terror del bueno.

En Roman Ritual, El Torres aborda el tema de las posesiones demoníacas, tan de moda últimamente en cines gracias a James Wan y su saga The Conjuring, y en cómics con Outcast (Paria) de Robert Kirkman. Pero esta vez nos adentramos en el mismísimo Vaticano, donde algo terrible ha sucedido: la posesión de una de sus más altas y representativas figuras (no queremos entrar en spoilers, pero nos ha parecido sencillamente sensacional). Ante tal perspectiva, altos cargos de la Iglesia deciden pedir ayuda a John Brennan, un exorcista autoexiliado en América latina por un acto que casi le cuesta ser excomulgado. Cuando John regresa se da cuenta de que se están enfrentando a algo mucho mayor que una simple posesión, y deberá revolver los trapos sucios de la Iglesia para hallar la respuesta a tales males y, con suerte, salvar a esta corrupta organización.

roman ritual.jpg

Sigue leyendo ““Roman Ritual” y cómo descubrir el cómic español”