El cómic de la semana: Y. The Last Man

Brian K. Vaughan se ha convertido en uno de nuestros autores de cómic favoritos. Uno de esos pocos guionistas con los que no dudas en hacerte con cualquier cosa en la que aparezca su nombre sin siquiera haber escuchado opiniones sobre ello. Y se lo ha ganado a pulso con obras (que pronto reseñaremos por aquí) como Saga, Paper Girls o la que venimos a reseñar esta semana. Y: el Último Hombre publicado originalmente por Vertigo y por ECC en la edición española.

Esta obra que os traemos hoy no es ninguna novedad (finalizó su publicación con el número 60 allá por el año 2008) así que seguro que muchos ya la conoceréis. Nosotros hacía tiempo que la teníamos en pendientes y justo ahora, mientras esperamos que se publique el séptimo volumen de Saga, nos queríamos quitar esa espina clavada en nuestro ansia por leer todos los cómics que engordan nuestras estanterías (cada vez con menos espacio, por cierto).

Y: el Último Hombre es una historia post-apocalíptica. Una de tantas, se podría pensar, pero hay algo original es este cómic que lo diferencia de cualquier otro: por alguna causa desconocida todos los mamíferos con el cromosoma Y (es decir, machos) mueren repentinamente. ¿Todos? No. Un joven y su mono sobreviven a este cataclismo, pasando a ser los últimos machos de sus respectivas especies que quedan sobre la faz de la tierra. Con la ayuda de una científica y una agente especial tipo James Bond, cruzarán Estados Unidos de una punta a otra intentando encontrar la respuesta (y la solución) a este escenario tan poco halagüeño.

ythelastman

Sólo con esta descripción argumental ya entran ganas de leerlo. Pero si decimos que el guion está muy bien llevado, profundizando en personajes muy distintos entre sí y mostrándonos a la perfección como sería el mundo que se plantea, resulta una obra de lectura obligatoria.

Y es que el autor, en cuyas obras las mujeres tienen papeles protagonistas y relevantes de verdad, dejando de ser meras chicas guapas que acompañan a los hombres en sus aventuras, plasma todos los problemas derivados de la sociedad machista actual en ese nuevo mundo sin hombres. Porque la población ha quedado mermada a la mitad de su número total, pero esta reducción dista mucho de las drásticas desapariciones de hombres y mujeres en cualquier otra obra del género. A pesar de ello, las supervivientes tendrán que afrontar problemas extras derivados de, por ejemplo, la escasa presencia de mujeres en altos cargos de gobiernos o empresas: como la mayoría de esos puestos se reservaron a hombres, ahora pocos supervivientes tienen experiencia suficiente para hacerse cargo. También surgen problemas por el pequeño número de mujeres piloto, lo que hace que el viaje en avión esté muy cotizado, o por el simple mantenimiento de las redes eléctricas. Afortunadamente, son las mujeres las que sobreviven, así que logran adaptarse y volver a funcionar como comunidades organizadas bastante rápido. Además, cabe destacar que dentro del grupo principal, el rol de Yorick (el último portador del cromosoma Y de nuestra especie) es el de la clásica damisela en apuros, ya que se meterá en líos constantemente. La agente 355 y la Dra. Mann serán quienes tengan que sacarle de todos ellos para mantener con vida la que parece ser la única esperanza de volver a tener hombres para la raza humana.

y-the-last-man-2

Pero no todo iba salir tan bien. Como locos hay en todas partes, en este nuevo mundo surgirán grupos de radicales que buscan predicar su propia doctrina e imponerla allá por donde vayan. Las amazonas, por ejemplo, son un grupo de mujeres que creen que la erradicación del género masculino es un milagro divino y que jamás deberá caminar sobre la tierra hombre alguno, así que se dedican a destruir los bancos de esperma y a perseguir a nuestros protagonistas en cuanto se enteran de su existencia.

Todos estos matices del mundo creado por Vaughan los iremos conociendo a medida que el grupo viaja por el país, siendo también un road trip en toda regla (punto a favor!). Otro apunte que nos encanta y que otorga al guion del cómic un valor añadido y nos hace ver lo cuidado que está es la simbología de los nombres y cómo el autor juega con ellos. Por ejemplo, el mono se llama Ampersand, que es como se denomina el símbolo &; la doctora se apellida Mann, etc.

ythelastman3

Después de hablaros estas maravillas del guion, pasamos al dibujo. El dibujo de Pia Guerra es un dibujo claro, bonito de ver y que encaja con lo que la obra requiere. Trazos finos, formas definidas y bloques de color, un estilo cómic clásico expresivo y detallado. Con el toque de tener a Ampersand de un sitio a otro en cada viñeta, que siempre hace gracia.

En conclusión, debes leerte por lo menos el primer número. Es uno de esos cómics clásicos que recomendarías a cualquier persona que se quiera adentrar en el mundo del cómic independiente. Además, está disponible toda la obra es unos bonitos 10 tomos en formato rústico, tanto en la edición de Vértigo como en la de ECC.

 y the last man.jpg

Anuncios

Un comentario sobre “El cómic de la semana: Y. The Last Man

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s