Preacher: ¿está la serie a la altura del cómic?

Hoy os traemos la reseña de una serie que habíamos estado esperando desde que la anunciaron  (estamos hablando de un hype de meses). El ansia viva venía no tanto por la serie en sí como por el cómic en el que se basa: Predicador de Garth Ennis y Steve Dillon, publicada allá por los 90 por Vertigo y aquí en España por ECC Comics. Y es que este cómic supuso un antes y un después para nosotros, ya que antes de leerlo pensábamos que el mundo del cómic era poco más que superhéroes y mangas infantiles. Con él descubrimos un universo entero de novelas gráficas “independientes” que nos enamoraron y que lo continúan haciendo. Así que para empezar, si no conocías Predicador, deja de perder el tiempo y ve ahora mismo a leer el primer tomo (Rumbo a Texas).

En la historia original descubríamos cómo Génesis, el hijo de la unión sacrílega entre un ángel  y un demonio, escapa del cielo y acaba poseyendo por accidente a Jesse Custer, un predicador de un pueblo en mitad de la nada de Texas. Este ser es muy poderoso y su presencia en el cuerpo de Custer le da el “don de la palabra”, que básicamente hace que todo aquel que le escuche tenga que obedecer sus órdenes. Luego, tenemos a Tulip O’Hare, una joven con muchos recursos que fue la novia de Custer en el pasado, a la que abandonó muy a su pesar hace un tiempo, y Cassidy es un vampiro que ella se topa en su camino de vuelta a encontrarse con Jesse. Juntos, con la ayuda del poder de Génesis, emprenderán una odisea a lo largo y ancho de los EE.UU. en busca del mismísimo Dios, al que Jesse pretende pedir explicaciones de su abandono a la humanidad. Este road trip está plagado de carismáticos personajes que ayudarán o tratarán de impedir la misión de nuestros protagonistas.

preacher-genesis.jpg

Esta breve sinopsis puede ser un imán o un repelente, porque la temática aparentemente centrada en la religión ya echa para atrás a muchos. Sin embargo, no juzguéis antes de darle una oportunidad, porque el cristianismo es lo de menos en esta historia. Jesse Custer podría estar persiguiendo a un capo de la mafia para vengarse de él y la historia probablemente no cambiaría mucho. Las aventuras que viven y los personajes que conocen en su camino son de por sí interesantes sin tener que ver necesariamente con Dios, y el poder divino que ha invadido al predicador es sólo un añadido que le da un toque bastante guay. Incluso el Santo de los Asesinos podría sustituirse por el sicario a sueldo típico de las películas de acción y estaríamos en las mismas.

Pero centrémonos ahora en la serie, que es lo que nos interesa esta semana de estreno de la segunda temporada. Sam Catlin (Breaking Bad), Seth Rogen y Evan Goldberg (Juerga hasta el fin) son los responsables de esta adaptación. Dominic Cooper (Warcraft), Ruth Negga (Loving, Agents of S.H.I.E.L.D.) y Joseph Gilgun (Misfits, This is England) son los actores que interpretan a Jesse Custer, Tulip O’Hare y Cassidy respectivamente, los tres protagonistas de esta historia.

MG1703-PREACHER-characterspreacher-header

La elección del casting, muy criticada por algunos, no nos parece mala en absoluto, y los personajes principales quedan muy bien reflejados, manteniendo la identidad de los del cómic. Son lo mejor de la serie. Tanto Dominic Cooper como Joseph Gilgun son exactamente iguales a los personajes que interpretan y, aunque la Tulip del cómic es una mujer rubia de raza blanca, Ruth Negga ES Tulip sin lugar a dudas. No podrían haber encontrado una actriz más adecuada para el papel. Otros personajes como Arseface, Odin Quincannon o el Santo de los Asesinos también son clavaditos al personaje del cómic.

preacher

El primer capítulo de la serie es muy vistoso, lleno de acción y de sangre. A partir de ahí, la serie se centra en la vida de Jesse como predicador de la ciudad de Annville, alargándose demasiado la trama y metiendo personajes poco carismáticos o que no corresponden a esta parte de la trama. Y es que toooooda la temporada transcurre en esta localización. Como lectores del cómic, estábamos esperando a que Jesse se decidiera y comenzaran el viaje en busca del Señor para ajustarle las cuentas. Pero, para nuestra desgracia, esto nunca sucedió. Sí que es verdad que el hecho de haberse tomado los diez capítulos de la primera temporada para presentarnos a los protagonistas y sus relaciones nos dan una profundidad notable de ellos, conociéndoles mucho mejor y sentando las bases para el futuro. Pero de todas formas, la hace demasiado pesada y diferente con respecto al original, y varios capítulos te dejan con la sensación de haber sido una pérdida de tiempo, ya que se avanza poco o nada. Y volvemos a ver esa manía de los guionistas de alterar una obra que prácticamente ya les da el guión hecho (y el storyboard, maldita sea), y que no tiene ni un fallo: cambiar el orden de las tramas y darle relevancia a personajes que no la tienen para diferenciarse de la historia original (por ejemplo, ¿qué necesidad hay de que Jesse y Tulip se conozcan desde niños, cuando en el cómic no es así?) ¿Por qué no ajustarse a los tomos y volúmenes del cómic, si tienes hasta los cliffhanger? Y más en una adaptación tan esperadísima como esta (no olvidemos que Preacher se terminó de publicar en el 2000 y se ha convertido en un cómic de culto).

preacher-saint-of-killers-EMBED.jpg

Lo mejor además de los tres protagonistas (y Arseface) son las escenas en las que aparece el Santo. Brutal. Se presenta de manera esporádica en los primeros minutos de algunos capítulos (lo que quizá es muy confuso si no has leído el cómic porque esas escenas ambientadas en el lejano oeste parece que no pintan nada ahí), pero el resultado final merece la pena. La ambientación y la escenografía también merecen una mención aparte. Los planos, las escenas a cámara lenta, la luz. Todo está logrado de una manera inmejorable y consiguen meterte a Génesis, los ángeles y el mundo sobrenatural de una manera creíble, cosa no tan fácil como pudiera parecer en el cine. Otro punto enorme a su favor es que han conseguido mantener el aire extremadamente gamberro de la historia, con personajes, diálogos y escenas que no tienen desperdicio.

En conclusión, la primera temporada nos ha dejado un sabor agridulce. Acierta con varias cosas (elenco protagonista, ambientación, algunos personajes secundarios) pero falla en algo fundamental, algo que es la base del cómic: el road trip. En el cómic vamos de un sitio para otro siguiendo las aventuras que corren Jesse y compañía en su búsqueda de Dios, y esto es completamente opuesto a lo que han hecho con el comienzo de la serie. La parte positiva: los creadores parecen estar abiertos al feedback de los espectadores, pues han prometido que la segunda temporada será muy distinta y, de hecho, ya se aprecia en los trailers que hemos podido ver. Sea como sea, ya se ha estrenado el primer capítulo así que no tardaremos en descubrirlo 🙂

Así que a la pregunta: ¿está la serie a la altura de las circunstancias? La respuesta es que de momento, por desgracia, no.  Pero confiamos plenamente en que empiece a acercarse a partir de esta segunda!

Lo mejor-lo peor (2).jpg

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s