El cómic de la semana: Descender Vol 1. (Tin stars)

Inicialmente, lo que Jeff Lemire y Dustin Nyugen nos presentan en Descender, de Image Comis (Astiberri Ediciones en la edición en español), parece un cómic más de ciencia ficción de los muchos que están apareciendo en los últimos años (bastante buenos algunos, como pueden ser Saga o Black Science). Pero no lo es. Con sólo 2 tomos publicados hasta el momento (Tin stars y Moon Machine), ya se ha convertido en una obra de culto del space opera. Como muy bien lo define la revista Entertainment Weekly en la portada del primer volumen: “Your new sci-fi obsession is here“.

Descender Harvesters.jpgLa acción tiene lugar en un futuro en el que los humanos conviven con otras razas alienígenas, formando una asociación de planetas llamada UGC (United Galactic Council), y los viajes espaciales y la tecnología y robótica han avanzado hasta cotas inimaginables. El universo parece estar en paz, dentro de lo posible, hasta que varios robots gigantescos y aún más avanzados a los que llaman los cosechadores, (harvesters en el original) atacan a los nueve planetas principales de la UGC, diezmando la población y desapareciendo de manera tan misteriosa como aparecieron. Tras este suceso, las distintas razas toman la decisión de acabar con todos los robots existentes, tratando de protegerse de futuras amenazas, en lo que más tarde se llamará el Genocidio Robot. Diez años después de la masacre, un pequeño robot de compañía infantil, el Tim-21, despierta de un largo periodo de inactivación. Resulta ser el único habitante de la luna del planeta Dirishu-6, donde vivía con su familia humana en una base minera. Su despertar es detectado por distintas organizaciones (mercenarios, fuerzas gubernamentales), que tratan de capturarlo con la intención de usarlo para sus propios fines. Seguiremos entonces los viajes de este pequeño robot (siempre acompañado por el entrañable Bandit, su perro-bot), tratando de escapar o siendo capturado por unos y otros.

Descender No Bots

Pues bien, como decíamos al principio, hasta aquí parece un cómic más de ciencia ficción y viajes espaciales. Pero es que el último número del tomo Tin stars es algo más que eso; es algo magistral, es un número que le da una profundidad al argumento de la que carecen los cómics anteriormente mencionados. Aquí se nos explica la relación que tiene Tim-21 con los cosechadores, y SPOILER nos da a entender que estos seres llevan en el universo desde mucho antes de que el resto de razas actuales fueran capaces siquiera de llevar a cabo viajes espaciales FIN DEL SPOILER. Nos plantea un misterio primordial, el cual, esperamos, nos vayan revelando a medida que avance la historia. Además de Tim-21, conoceremos de cerca a otros personajes: el doctor Ji Quon, padre de la robótica moderna, la capitana Telsa, que lidera la misión de rescatar a Tim-21 junto a su enorme compañero Tullis, o Driller the Killer, un droide perforador que se encuentra en hibernación en lo más profundo de las minas.

El dibujo de Nguyen es una auténtica pasada. El uso de la acuarela le da una cualidad y un color distintos, más transparente y suave, como a menudo se representan los sueños en otros cómics, y el delineado en negro define perfectamente lo que en muchas ocasiones serían “manchas” de color aguado. Cada viñeta es una obra de arte, con cuatro trazos que esbozan perfectamente los engranajes internos de un robot o la vista aérea de una ciudad futurista. Incluso el tipo de fuente de los bocadillos está cuidada al detalle, de forma que te imagines sin problemas una voz robótica o un acento determinado. A diferencia de otros, en los que las viñetas sirven para contextualizar y a los que quizás no les eches más de un vistazo, el dibujo de Descender merece ser mirado y admirado casi tanto como la trama.

Descender Group

Ahora solo cabe esperar con ansia a que vayan saliendo los siguientes volúmenes, y ver si los autores consiguen alcanzar las expectativas que, al menos nosotros, le hemos puesto a este cómic y al origen de esos misteriosos harvesters.

En resumen, si te gusta la ciencia ficción, no debes dejarlo pasar. Si no, es un buen cómic para que te empiece a gustar este género.

Descender