El cómic de la semana: The Punisher – Born

El género superheroico nunca ha sido nuestro favorito. Guiones previsibles, gran dualidad bien vs mal, la perfección inmaculada de sus protagonistas… Es verdad que, desde hace unos años (gracias a Wachtmen por abrir la veda), una especie de subgénero dentro de éste ha empezado a cobrar importancia: aparecen los antihéroes, tipos cuyo sentido del bien y el mal no está tan clarificado, tipos que justifican las brutalidades que sean necesarias mientras el fin sea el correcto, al menos para ellos.

Pero centrándonos en los héroes clásicos, hay uno que sí que nos gusta y del que hemos leídos más de una aventura. Batman. Este héroe es muy distinto a los demás, empezando porque no tiene superpoderes. Además, sus historias tienen un tinte policíaco y de investigación, y son oscuras, muy oscuras. También destaca porque es un héroe capaz de infundir un miedo atroz a sus enemigos, los cuales son (al menos para nosotros) los mejores villanos del género, la mayoría también sin superpoderes, pero locos de remate. Aún con todo, Batman sigue teniendo una parte poco creíble o un tanto edulcorada, en la medida en que evita matar a sus enemigos.

The Punisher - Cell

Dicho todo esto, pasemos al cómic (y el héroe) que nos ocupan: The Punisher. Hemos de decir en primer lugar que no habíamos leído nada de él hasta la fecha. De hecho, que compráramos este cómic fue una recomendación directa del dueño de nuestra tienda de cómics favorita. Y no podemos imaginarnos un cómic mejor para introducirnos en el mundo de este personaje. El guionista, Garth Ennis, es uno de nuestros guionistas de cómics favoritos (Preacher, nada más que decir), y ayudó mucho a que aceptáramos estaThe Punisher - USA oportunidad de leer algo de The Punisher. Si nos gustaba Batman, éste es todavía mejor. Comparte varios aspectos con el hombre-murciélago, ya que sus historias son oscuras, crudas y también están protagonizadas por un justiciero sin superpoder alguno. Pero éste Castigador va aún más allá: no se corta un pelo en torturar o matar a quien se lo merezca (siempre desde su punto de vista, aunque éste suele coincidir con el del lector) y todo ello sin el menor remordimiento. Porque ama la guerra.

Sigue leyendo “El cómic de la semana: The Punisher – Born”